Sietes sillas

Sietes sillas, Dos solteras,
la de entrepierna sangrantes,
sus dedos sudorosos van de esferita a esferita.
Mientras que la aun pequeña para los habitos,
el recuerdo de la noche anterior le estigmatiza,
con temor y rencor mira a uno de los ancianos de túnica,
el otro anciano con lodo en sus ojos se golpea el pecho
pero su mente juega con los cerdos.

Sietes sillas, Dos solteras, dos viejos y
dos jóvenes de rostros pálidos y labios secos,
cuales miran fijamente una cajita en decepción
Con dolor de sus almas cuestionan: un día Dios vivirá?
cuando ese derrotado de esa cruz descenderá?
Por que dicen que resucitaste si siempre te vemos muerto?
por que dicen que vives pero no te eh escuchado?
por que dicen que eres grande y caves en una caja?
por que dicen que eres personal, si oramos a otros para que tu nos consideres?
por que dicen que nos amas y amor no veo?
por que dicen que te golpearon por mi, cuando aun me tengo que lacear?
por que dicen que hablas en tu libro pero lo que nos dicen que tu as dicho allí no esta.?
por que dicen que ere invisible pero me muestran un hombrecito de yeso?
por que dicen que eres único pero me enseñan a arrodillarme a tantos.?
es que la tradición nos violo con su religión?
y sus cabezas oxidadas inclinan asía la silla vacia.

Sietes sillas, dos solteras,
dos viejos,
dos jóvenes ,
y una silla vacia

yo asqueado de preguntas sin respuestas
de un dios de solo domingos,
de alguien clavado que no era Dios
presentado como un cristo que no resucitó
fui quien dejo aquella silla vacía.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s